Noticias de actualidad ciclista

Loading...

jueves, 19 de julio de 2007

Astana, Sastre y Valverde, los reforzados de la jornada

El dilema se ha presentado en el Astana: ¿quién es el líder?, esa es la pregunta que se plantea en un equipo creado por y para el kazajo Vinokourov en su objetivo de ganar el Tour de Francia, una figura que cotiza a la baja por sus heridas y que ha tenido que dejar los galones al alemán Andreas Klöden.

La prioridad ha pasado a ser el germano, quien ya ha sido segundo y tercero en el Tour de Francia y posee, por lo tanto, mejor palmarés que Vinokourov. El alemán aceptó ser un gregario antes de la salida de Londres, algo que no entendió todo el mundo. "Vino sigue siendo el líder del equipo", decía Klöden en la última etapa alpina.

Klöden es octavo en la general a 3.50 de Rasmussen y su potencial en contrarreloj le convierte en una seria opción al triunfo final, si la fisura de coxis que se produjo en una caída de la quinta etapa se lo permite.

Sin embargo, Vinokourov demostró en la etapa de Montpellier que se ha recuperado. Primero tirando del grupo después del abanico que propició el Astana y luego atacando a 4 kms de meta, con el grupo de favoritos a alta velocidad. Mensajes indudables de resurrección.

Si Vino llega a los Pirineos en buenas condiciones el Astana volverá a contar con dos opciones. Con Klöden bien colocado en la general "Vino" podrá lanzar sus clásicos ataques lejanos. En este caso, sus adversarios se verán ante un dilema: marcar a Klöden o dejar a Vinokourov, a riesgo de sufrir un destrozo como el que protagonizó el kazako en la última Vuelta, cuando sentenció a Valverde.

Si Vinokourov se confirma en la cronometrada de Albi y en Pirineos el debate quedará abierto. La línea directa con la capital kazaka está que echa humo. ¿Quién decidirá el dilema?.

Carlos Sastre guarda fuerzas para las etapas de los Pirineos después de una jornada de transición hacia Marsella. Un etapa que le ha servido para recuperar fuerzas.

El líder del CSC comentaba en Marsella: "La de hoy ha sido una etapa larga, de 230 kilómetros, justo después de los Alpes, por lo que la gente estábamos un poco cansada, lo que no ha impedido que la media fuera alta y de que haya sido una etapa realmente rápida".

Y añadía: "Una vez se ha hecho la escapada, el equipo Rabobank ha controlado la carrera en beneficio de su líder, y a nosotros nos ha evitado el tener que ir en las primeras posiciones y sobre todo nos ha permitido guardar fuerzas de cara a los Pirineos".

El ciclista español Alejandro Valverde (Caisse d'Epargne) relató que la undécima etapa del Tour de Francia había sido "todo menos una jornada de transición" después de que el aire apareciese y el Astaná provocase un abanico que alejó al francés y uno de los aspirantes, Christophe Moreau (AG2R).

"La que tenía que ser una jornada de transición, ha sido todo menos que eso, ya que hemos vivido una etapa muy rápida, con un calor impresionante", señaló Valverde tras la etapa.